PRESENTACION DE LA SOCIEDAD IBEROAMERICANA DE ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA Y DE LA REVISTA AYLLU-SIAF

Del 17 al 19 de septiembre de 2018 tuvo lugar en la Facultad de Ciencias y Tecnologías Sociales y Humanidades la Universidad Católica de Santa María, Arequipa, Perú, el I Congreso de la Sociedad Iberoamericana de Antropología Filosófica (SIAF) “Afectividad y subjetividad humana”, organizado por su decano, Olger Gutiérrez Aguilar, la coordinadora del Área de Filosofía, la Profesora Ananí Gutiérrez Aguilar, y un equipo de profesores de dicha facultad y de algunas otras.

Los preparativos se iniciaron unos cinco años antes, en 2013, en conversaciones con ellos, y con colegas de otras universidades de distintos países de habla española, y el objetivo era la constitución efectiva de la Sociedad, la celebración de sus Congresos y la creación de una revista propia.

Constituida la Sociedad, celebrado el primer congreso y establecida la periodicidad bienal de los congresos sucesivos, presentamos ahora la Revista en el nº 1 de AYLLU-SIAF, Revista de la Sociedad Iberoamericana de Antropología Filosófica.

            En primer lugar, es preciso hacer una presentación de la Sociedad, de su primer congreso y de los sucesivos.

Hay congresos espectaculares y congresos normales. Casi siempre los congresos espectaculares son convocados por entes gubernamentales, fundaciones internacionales y federaciones de sociedades científicas, a los que se invitan a las estrellas del saber, de la gestión o de los apoyos financieros, con ocasión de notables acontecimientos como efemérides, concesión de grandes premios, etc. Se celebran esporádicamente y quedan como hitos históricos en los anales de la institución organizadora, sea una universidad, un museo, un ayuntamiento, etc.

Los congresos normales, suelen ser los convocados por las sociedades científicas, a los que se invitan a los miembros de esas sociedades y a los interesados en sus tareas, se celebran regularmente, con una periodicidad de uno o dos años, tienen por objeto comunicar el resultado de las investigaciones de sus participantes, y suelen dar lugar a publicaciones de diverso tipo en las que esas investigaciones se comunican a toda la sociedad para su conocimiento, difusión y utilización.

Los congresos espectaculares marcan de un modo indeleble un acontecimiento histórico. Los congresos normales marcan la madurez y consistencia de las sociedades científicas de una sociedad. El primer congreso marca la madurez intelectual e investigadora de los académicos peruanos, y en general latinoamericanos, de un campo de las humanidades y las ciencias sociales, la Antropología filosófica y la Filosofía de la cultura, es decir, la madurez de la academia de Iberoamérica en los campos de la filosofía de la religión, la política, el derecho, la economía, la técnica, el arte, y, en general, los diversos campos de la cultura.

En el congreso de Arequipa no hay “estrellas” mundiales de la filosofía porque las “estrellas” son los profesores normales, y hay un tema central sobre “Subjetividad y afectividad”, y cinco secciones sobre aspectos diferentes de la cultura, porque los participantes trabajan, publican y debaten sobre esos temas. Y lo seguirán haciendo en años sucesivos a partir de las convocatorias de los congresos bienales de la sociedad.

Para orgullo y satisfacción de sus participantes, se puede decir que la SIAF no es la primera, la segunda, ni la tercera sociedad iberoamericana de filosofía ni de saberes humanísticos. Es la primera de Antropología Filosófica y Filosofía de la Cultura, que se alinea junto a una decena de sociedades que la preceden desde hace cinco o más años, que certifican la madurez de la academia latinoamericana, y que la SIAF quiere contribuir a reforzar.

La SIAF es la primera sociedad académica de humanidades que se crea después de que el gobierno peruano pone en marcha una ley de universidades, en la que se establecen unos criterios estándar para las titulaciones, la formación y la promoción del profesorado universitario, a saber, los criterios estándar aceptados y vigentes en los países desarrollados y en una gran parte de los países en vías de desarrollo.

Con esa ley universitaria la universidad peruana se homologa a los estudios superiores universales, y sus académicos también. Y con esta sociedad, sus congresos, su revista AYLLU-SIAF y el resto de sus publicaciones, los académicos latinoamericanos dedicados a la Antropología filosófica y la Filosofía de la cultura, cuentan con los foros de debate y presentación de sus trabajos, y con las publicaciones periódicas de criterios estándar, necesarias para difundir globalmente, en el ámbito virtual de internet y en el ámbito de los mercados editoriales nacionales e internacionales, sus investigaciones.

El congreso de Arequipa del 17 al 19 de septiembre de 2018 no es, pues, un congreso espectacular. Es un congreso normal, ordinario. Pero a la vez es un congreso extraordinario. Muy extraordinario. Porque es el congreso en el que se constituye la Sociedad Iberoamericana de Antropología Filosófica, en el cual, precisamente porque no hay ninguna estrella de la filosofía mundial, precisamente porque las estrellas son los profesores normales, se muestra la madurez que han alcanzado los académicos de la América Latina, en este campo del saber humanístico.

Por eso hay que dar las gracias, en nombre de la Universidad y de la sociedad peruana, y de las universidades latinoamericanas en general, a sus realizadores. A Olger Gutiérrez Aguilar y a Ananí Gutiérrez Aguilar, y a las autoridades académicas de la UCSM. Y también hay que dar las gracias a todas las personas entre quienes desde hace años ha ido madurando este proyecto.

Primero a Mauricio Beuchot de la UNAM, y después a todos los que más de cerca han participado en la tarea. Jaime Méndez Jiménez, de la Universidad Veracruzana de México, Josep Sanmartín Cava, del Centro Vicente Lombardo Toledano de México, a Gustavo Adolfo Muñoz Marín y Víctor Hugo Gómez Yepes de la Pontificia Universidad Católica Bolivariana de Medellín, a Alejandro Serani y Jorge Martínez Barrera de la Universidad Católica de Chile, a Luis María Baliña de la Universidad Católica de Argentina y a Rafael Cúnsulo de la Universidad Santo Tomás del Norte Buenos Aires y a Juan José Padial Benticuaga de la Universidad de Málaga, España, y Luisa Paz Rodríguez, de la Universidad de Zaragoza, España.

Finalmente, hay que dar las gracias igualmente a los colegas que forman parte de la Revista, y cuyos nombres aparecen recogidos en los distintos equipos gestores de esta común empresa.

Por lo que se refiere a la presentación de AYLLU-SIAF, la Revista de la Sociedad, hay que dar las gracias a los restantes miembros del equipo directivo, del consejo editorial, del consejo de redacción y del comité científico El equipo directivo con el consejo editorial, crea, gestiona y dirige la revista y sus diferentes secciones, el consejo de redacción realiza el trabajo de confeccionar materialmente la revista en todos sus sentidos, y el comité científico asesora, aconseja, sugiere y anima.

Los fines de la revista son la parte de los fines de la Sociedad que se refiere a difusión de los artículos de investigación, y las líneas de su política editorial son las que se encuentran en las páginas finales de AYLLU-SIAF, junto a otras características técnicas de relevancia para los autores, bases de datos y organismos nacionales e internacionales.

Con esto, esperamos poder prestar un servicio a todos nuestros colegas, hasta el momento en que sea oportuno la renovación del equipo directivo, como es el espíritu de la sociedad y de la revista, según se refleja en los Estatutos.

Jacinto Choza, Universidad de Sevilla, Emérito, Director.
Ananí Gutiérrez Aguilar, UCSM, Arequipa, Perú, Director Adjunto.
Josep Sanmartín Cava, Centro Vicente Lombardo Toledano, México, Director Técnico.