Número actual

Núm. 1 (2019): AYLLU - Revista de la Sociedad Iberoamericana de Antropología Filosófica (SIAF)

Entre los días 17 y 19 de Septiembre de 2018, se celebró en la Facultad de Ciencias y Tecnologías Sociales y Humanidades, de la Universidad Católica de Santa María, en Arequipa, Perú, el I Congreso Sociedad Iberoamericana de Antropología Filosófica (SIAF): “Antropología filosófica: afectividad y subjetividad humana”.

En ese congreso se fundó la Sociedad, se aprobaron sus estatutos, y se aprobó la creación de la Revista AYLLU-SIAF, con las características que tiene y ahora se presentan en este primer número.

La presentación de la Revista, y de la Sociedad que asume su publicación, es el contenido de ese primer congreso, en el que se acuerda el comienzo de este conjunto de tareas.

Hay congresos espectaculares y congresos normales. Casi siempre los congresos espectaculares son convocados por entes gubernamentales, fundaciones internacionales y federaciones de sociedades científicas, a los que se invitan a las estrellas del saber, de la gestión o de los apoyos financieros, con ocasión de notables acontecimientos como efemérides, concesión de grandes premios, etc. Se celebran esporádicamente y quedan como hitos históricos en los anales de la institución organizadora, sea una universidad, un museo, un ayuntamiento, etc.

Los congresos normales, suelen ser los convocados por las sociedades científicas, a los que se invitan a los miembros de esas sociedades y a los interesados en sus tareas, se celebran regularmente, con una periodicidad de uno o dos años, tienen por objeto comunicar el resultado de las investigaciones de sus participantes, y suelen dar lugar a publicaciones de diverso tipo, en las que esas investigaciones se comunican a toda la sociedad para su conocimiento, difusión y utilización.

Los congresos espectaculares marcan de un modo indeleble un acontecimiento histórico. Los congresos normales marcan la madurez y consistencia de las sociedades científicas de una comunidad académica. El primer Congreso de la SIAF marca la madurez intelectual e investigadora de los académicos peruanos, y en general latinoamericanos, de un campo de las humanidades y las ciencias sociales, la antropología filosófica y la filosofía de la cultura, es decir, la madurez de la academia de Iberoamérica en los campos de la filosofía de la religión, la política, el derecho, la economía, la técnica, el arte, la literatura, y, en general, los diversos campos de la cultura.

En el primer Congreso de la SIAF no hay “estrellas” mundiales de la filosofía porque las “estrellas” son los miembros de la Sociedad. Hay un tema central, “Subjetividad y afectividad”, y cinco secciones sobre aspectos diferentes de la cultura, porque los participantes trabajan, publican y debaten sobre esos temas. Y lo seguirán haciendo en años sucesivos a partir de las convocatorias de congresos que haga la sociedad.

Para orgullo y satisfacción de todos, se puede decir que la SIAF no es la primera, la segunda, ni la tercera sociedad iberoamericana de filosofía y saberes humanísticos. Es la primera de Antropología Filosófica y Filosofía de la Cultura, que se alinea junto a una decena de sociedades que la preceden desde hace cinco o más años, que certifican la madurez de la academia latinoamericana, y que la SIAF quiere contribuir a reforzar.

Hay que dejar constancia de la gratitud de la SIAF a las personas que han hecho posible, con su trabajo desde hace varios años hasta ahora, el Congreso, la Sociedad misma, la Revista AYLLU-SIAF y sus publicaciones en general. A Olger Gutiérrez Aguilar y a Ananí Gutiérrez Aguilar de la Universidad Católica de Santa María de Arequipa, Perú, por lo que se refiere al congreso. Por lo que se refiere a la Sociedad, a Mauricio Beuchot de la UNAM, a Josep San Martin Cava, del Centro de Estudios Vicente Lombardo Toledano de México y de la Universidad Católica de Valencia, España, a Arturo Mota, de la Universidad Anáhuac del Sur, de México; a Marta Betancurt de la Universidad de Caldas en Manizales y a Gustavo Adolfo Muñoz, de la Pontificia Universidad Bolivariana de Medellín, Colombia; a Alejandro Serani de la Universidad San Sebastián de Santiago y a Gustavo Cataldo Sanguinetti, de la Universidad Andrés Bello de Santiago, Chile; a Rafael Cúnsulo, de la Universidad Santo Tomás del Norte, de Buenos Aires, a Luis María Baliña, de la Universidad Católica de Buenos Aires, Argentina; y a Juan José Padial Benticuaga, de la Universidad de Málaga y a Francisco Rodríguez Valls, de la Universidad de Sevilla, España.

Por lo que se refiere a la revista AYLLU-SIAF, se acuerda en primer lugar el nombre. Un ayllu o cacamar (en quechua ayllu) es una forma de comunidad familiar extensa originaria de la región andina con una descendencia común que trabaja en forma colectiva en un territorio de propiedad común. Y como el nombre AYLLU es muy usado en todas las regiones andinas y está registrado de muchas maneras, se le añade como rasgo diferencial el acrónimo de la sociedad, AYLLU-SIAF.

En segundo lugar los objetivos, que son difundir los trabajos de los miembros de la sociedad y, en general, de todos los académicos dedicados los mismos temas de estudio.

En tercer lugar, el equipo directivo, los diversos comités que asesoran la publicación. Y en cuarto lugar sus características técnicas, que se encomiendan al equipo directivo: periodicidad, entidad editora, diseño, edición, distribución, etc., que son los que figuran en las páginas de portada y créditos de la revista.

Con la SIAF, sus congresos bienales, la Revista AYLLU-SIAF y sus restantes publicaciones, los académicos latinoamericanos dedicados a la Antropología filosófica y la Filosofía de la cultura, cuentan con los foros de debate y presentación de sus trabajos, y con las publicaciones periódicas de criterios estándar, necesarias para difundir globalmente, en el ámbito virtual de internet, y en el ámbito de los mercados editoriales nacionales e internacionales, sus investigaciones.

La SIAF, su Primer Congreso, y la Revista AYLLU-SIAF, son entidades académicas ordinarias, comunes, que surgen de tareas que por su continuidad y la dedicación normal de los participantes en ellas, resultan también extraordinarias, muy extraordinarias.

El consejo editor
Arequipa 15 de agosto de 2019.

Publicado: 2019-08-21
Ver todos los números